Deuda pública, Correos y Alibaba

Los trabajadores sufrimos los efectos de decisiones que parecen totalmente ajenas a nosotros. Es por eso importante conectar lo que nos ocurre día a día con el origen de esas decisiones para poder atacar algún día a la raíz, y no a los síntomas de la enfermedad.

En 2012 el State Administration Foreign Exchange (SAFE) de China, un organismo del Estado chino encargado de regular el mercado de divisas extranjeras, compró al Tesoro Público español 1000 millones de euros en bonos de deuda. En septiembre de 2014 China se hizo con otros 500 millones de euros en títulos emitidos por el Tesoro español.

En verano de 2014 el ministro de asuntos exteriores Jose María García-Margallo declaró en directo en TVE que “China tiene el 20% de la deuda pública española y bastaría un clic en un ratón en un ordenador chino para que este país se encontrara una prima de riesgo como la que teníamos hace años y por tanto más colas en los servicios de empleo“. La posesión de bonos de deuda de otros países permite a China imponer en esos países las políticas y acuerdos que favorezcan a sus monopolios.

De esta manera, Rajoy, convertido en fiel servidor de estos monopolios extranjeros, fue en septiembre de 2014 a rendir pleitesía a sus amos chinos. En dicha visita Rajoy se reunió con la responsable de expansión internacional de Alibaba, Maggi Hu, para tratar la implantación en España del líder de comercio electrónico chino.

En noviembre de 2015 Correos y Cainiao, filial de Alibaba encargada de la logística, sellan un acuerdo para acelerar las entregas de los envíos de AliExpress, también perteneciente al grupo Alibaba.

Y de ahí que Correos no cobre nada por los envíos comprados en AliExpress. Estamos devolviendo parte de la deuda pública, estamos trabajando para los dueños de esa deuda, entre los que se encuentran también Francia, Alemania e Italia.

China se une al club de los países imperialistas que viven de recortar el cupón, viviendo de las rentas, comprando deudas con el inmenso capital producido por los trabajadores chinos compitiendo en la esclavitud asalariada con los trabajadores españoles.

Capitalistas y banqueros españoles, chinos, franceses, alemanes o italianos son nuestros enemigos parasitarios en común.

Trabajadores españoles, chinos, franceses, alemanes o italianos somos hermanos de clase y nos roban en mayor o menor grado el fruto de nuestro trabajo que acumulado en forma de Capital nos oprime y obliga a competir entre nosotros y a vivir cada vez peor y en un futuro incierto.

Es hora de mirar más allá de los síntomas, de los efectos en nuestros centros de trabajo y unirnos los trabajadores de los distintos sectores productivos del Estado español, y al mismo tiempo, a través del internacionalismo proletario, a las clases obreras del resto de países para superar este régimen global de expolio y rapiña, y poner al servicio de toda la humanidad las riquezas que emanan de nuestro esfuerzo.

 

Por el fin del parasitismo de los monopolios y los imperios

Por el fin del capitalismo

Por el Internacionalismo Proletario

Por el Socialismo

 

Ignacio R., militante del PCOE en Correos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *