El FROB acumula 42.000 millones de pérdidas en el rescate a la Banca

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) anunció esta semana pérdidas de 1.293 millones en 2015. Esta institución se creó para que el Estado rescatase con dinero público la crisis del sector Bancario, lo cual se ha distribuido contablemente durante sus 6 años de vida, en las que ha acumulado cerca de 42 mil millones de pérdidas.

Esta es la cantidad que el Estado dá por perdida de los 61.336 millones que se usó para el rescate según el Banco de España, pues corresponden a inyecciones de capital sobre las Cajas de Ahorros que ya fueron vendidas. Del resto parece que tampoco se va a recuperar mucho, dado que lo que aún mantiene el Estado es la participación en Bankia con un valor en bolsa actual de 5.240 millones.

Entre las entidades saneadas y malvendidas estarían Bankia, CatalunyaCaixa, CAM, Novagalicia, Unnim, Banco de Valencia, Ceiss, Banco Mare Nostrum, y Banco Gallego.

Básicamente el rescate al sector financiero se ha convertido en un rescate a la banca privada mediante dos mecanismos: 1) la inyección de capital público en las cajas de ahorros, quebradas por la gestión de los mismos que ahora ordenan estas inyecciones, para después entregarlas saneadas a la banca privada a precios simbólicos, y 2) con la compra por encima de su valor real, con dinero público a través del banco malo (Sareb), de de los activos inmobiliarios tóxicos de las entidades financieras privadas, saneando así sus balances a costa del resto de españoles. Este segundo mecanismo que elevó la cifra del rescate a más de 100.000 millones, se encuentra igualmente en fase cadáver, al haberse desecho el FROB de la participación en el Sareb, tras la reducción de capital a cero para compensar las pérdidas de la gestión de dichos activos tóxicos.

https://i0.wp.com/finanbolsa.com/wp-content/uploads/2012/10/Funcionamiento-del-Banco-Malo.png?resize=282%2C266Con la absorción de las cajas saneadas, desapareció del mercado la banca pública, que antes de la crisis controlaba el 45% del mercado financiero nacional, quedándose la privada con el pastel completo.

Pese a que durante el rescate el ministro de Economía Luis de Guindos aseguraba que el Estado no perdería dinero, año a año en forma diferida se nos va anunciando el resultado de lo que ha sido la socialización de pérdidas que supuso el rescate a la Banca a nivel mundial, con el que se trasladó la quiebra del sistema financiero a los Estados, los cuales han quedado sin solvencia suficiente para hacer frente a la siguiente crisis, antesala de lo que vendrá a ser la quiebra total del sistema económico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *