FELIPE GONZÁLEZ, ESE GRAN OLIGARCA

Al estilo de los imperialistas más tiránicos, Felipe González se cree con autoridad para otorgar a Marruecos la soberanía del Sahara. El ex presidente del gobierno alabó en Rabat la “identidad territorial” en referencia a la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental en un discurso pronunciado durante el homenaje al líder socialista marroquí Abderrahmán Yusufi por su 94 cumpleaños. La Casa Real marroquí siempre ha mantenido una estrecha relación con la monarquía española.

Una de las primeras actuaciones del futuro rey de España, que tras el delicado estado de salud de Franco es nombrado Jefe del Estado en funciones, fue firmar con Marruecos y Mauritania una cesión temporal de la Administración del Sahara Español. La validez jurídica de los llamados Acuerdos Tripartitos ha sido puesta en duda por las Naciones Unidas y, a día de hoy, no se reconoce a Marruecos ni en su momento a Mauritania como potencias administradoras del Sáhara Occidental. Mauritania reconoce el 5 de noviembre de 1979 el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui y se retira de forma gradual del territorio, hecho que aprovecha Marruecos para ocupar la totalidad del territorio que los saharauis reclaman como propio.

Es muy curioso que González, que de forma habitual en todos los medios acusa a Venezuela de dictadura y de no respetar los Derechos Humanos, sin embargo guarda muy buena relación con Mohamed VI; su amistad data de la época en el que el expresidente trataba con su padre Hassan II, pero González nunca ha cuestionado el funcionamiento no democrático de Marruecos. Recordar que Marruecos logra el control del Sahara Occidental con la operación militar bien organizada llamada Marcha Verde, exterminando a la población civil saharaui con bombardeos de napalm y fósforo blanco, lo que provoca una huida hacia el desierto en dirección a Argelia en  busca de cobijo. Este genocidio perpetrado por el rey Hassan II nunca ha sido denunciado por el ex presidente ni por ningún gobierno de España, a pesar de ser parte coparticipes en el conflicto, ya que España es el país que debería desbloquear la situación actual y seguir los diferentes mandatos y requerimientos de la ONU. En 1975 todos los habitantes del Sahara Occidental tenían la nacionalidad española, pero el rey Juan Carlos cedió el territorio de manera ilegal a países que no tenían derechos sobre el mismo, tal y como dictó el Tribunal Internacional de La Haya.

La ONU y la legalidad internacional obligan a Marruecos a celebrar un referéndum de autodeterminación en los territorios que mantiene ocupados desde 1975, pero una vez más, aun reconociendo la ilegalidad de la ocupación del territorio por parte de Marruecos, no parece que vayan a tomar medidas para el cumplimiento de sus propias resoluciones, ya que Marruecos está inserto en la OTAN y mantiene una relación muy estrecha con países de la Unión Europea, especialmente con Francia y con España. El intercambio mercantil entre España y Marruecos es abundante. Dentro de estos intercambios Marruecos vende los recursos del territorio ocupado del Sáhara, principalmente los fosfatos y derivados para fertilizantes y aquellos derivados de la pesca, aunque también hay un importante movimiento de las petroleras en busca de crudo. Esta venta de recursos es ilegal ya que no se puede expoliar los recursos de las zonas en litigio según la legislación internacional. Además España vende a Marruecos armamento saltándose la legalidad internacional, pues como marca la Asamblea General de la ONU los países deben impedir la venta y aprovisionamiento de armas a los países que traten de impedir la descolonización y el ejercicio de autodeterminación. Pero todas estas resoluciones se quedan en aguas de borrajas ya que lo que marca el ritmo de la política mundial son los intereses económicos y geoestratégicos. Marruecos amenaza con no continuar actuando de muro de contención migratorio con las personas subsaharianas que intentan alcanzar la UE principalmente a través de España. Esto le reporta acuerdos privilegiados con Europa.

Así, dentro del panorama internacional, Marruecos es considerado un país aliado de las potencias occidentales, ocultando su fuerte política expansionista y su nula democracia.

De esta manera se lleva al engaño en un sistema en el cual los medios de comunicación muestran de manera parcial los acontecimientos para condenar a unos países y a encubrir a otros, siempre con una finalidad el beneficio de los oligarcas.

 

One thought on “FELIPE GONZÁLEZ, ESE GRAN OLIGARCA

  1. No cabe dudas que el artículo justifica plenamente y con desesperación tener acuerdos que faborescan

    a atenuar la crisis imparable su propio sistema expoliador de los pueblos , hoy no hay marcha atraz
    Lenín lo señala claramente en . El imperialismo es la última faz del desarrollo capitalista Francia 1919.-

    angel coria 1939 @ gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *