Indra: un ejemplo de cómo actúan CCOO y UGT

CCOO no duda en pedir a Indra, públicamente, que sancione a quienes denuncian su corrupción y podredumbre.

El trabajo es un derecho de la persona. Quienes firman EREs, es decir, despidos a cambio de privilegios —como hacen CCOO y UGT—, están en contra de los derechos de los trabajadores, en contra de los derechos humanos y a favor de los empresarios. Los falsos sindicalistas, los vendidos, las candidaturas hechas por los RRHH, no son como los hongos que nacen en una noche, son los empresarios quienes han plantado a los traidores, los han querido, los han pagado y con estos falsos “sindicalistas” vendeobreros, firmantes de EREs, puestos al servicio de los empresarios, éstos cada vez ganan más y los trabajadores cada vez estamos peor.

El 25 de junio de 2015, la empresa INDRA Sistemas SA presentó un ERE por el que 1.850 trabajadores —aproximadamente un 15% de la plantilla en aquel momento— debían ser despedidos. Finalmente, los sindicatos CCOO, UGT, USO y SCT firmaron el ERE por el que se destruían 1.750 puestos de trabajo.

Dicho ERE fue impugnado judicialmente por los sindicatos CO.BAS y CGT ante la Audiencia Nacional primero y, posteriormente —recurrida la sentencia de la Audiencia Nacional favorable a INDRA y sus sindicatos, los que firmaron el ERE—, ante el Tribunal Supremo.

Ambas sentencias han validado el ERE y, por tanto, la destrucción de 1.750 puestos de trabajo con la firma tanto de la Empresa como de CCOO, UGT, USO y SCT. El Tribunal Supremo confirmó la validez del ERE en Indra Sistemas SA por motivos económicos empleando argumentos como:

  • El ERE descansa “en la grave cuantía de las pérdidas y su progresiva aceleración en un delimitado espacio de tiempo; en las transformaciones de la situación del mercado, ampliamente descritas en los hechos probados de la sentencia recurrida y en la deficiente estructura empresarial para hacer frente a las exigencias que derivan de dichas transformaciones (…) El ahorro que la medida propiciará y su influencia en la futura estructura de costes de la empresa resultan, también, datos relevantes a los presentes efectos, sobre todo si se tiene en cuenta que tal disminución de costes está destinada a propiciar un adecuado equilibrio económico que puede ayudar decisivamente a garantizar la viabilidad de la empresa y el mantenimiento del empleo subsistente”;
  • (…) Resulta extraordinariamente relevante a efectos de valorar la medida impugnada que la misma resultó directamente del pacto alcanzado con la mayoría de los miembros de la comisión negociadora del período de consultas (diez sobre trece) que incluía a los representantes de los sindicatos más representativos y con mayor implantación (UGT, CCOO, USO y STC)…

Es decir, el Tribunal Supremo se apoya para validar el ERE en la supuesta situación económica de INDRA y que la medida tiene el acuerdo y el apoyo de los sindicatos firmantes del ERE, donde están CCOO y UGT.

Tras ese ERE, y los 1.750 despidos que llevan la rúbrica de CCOO y UGT, hemos podido contemplar que INDRA:

  • Ha comprado el 100% de TECNOCOM por 345 millones de euros, integrando a sus 6.500 trabajadores.
  • Ha incorporado a 2.000 becarios.
  • Está inmersa en la investigación de la operación Lezo que indaga la supuesta financiación ilegal del PP por desvío de fondos hacia ese partido.
  • INDRA SISTEMAS SA, junto a las empresas APLICACIONES, COMUNICACIONES Y SERVICIOS INFORMÁTICOS, SL, Bapsys Consulting SL, CAST INFO SA, HI IBERIA INGENIERÍA Y PROYECTOS, ZEMSANIA y AYESA ADVANCED TECHNOLOGIES SA fueron sancionadas por la Inspección de Trabajo en diciembre de 2015 por cesión ilegal de trabajadores.

Y el ERE lo justifican la Justicia, los sindicatos que lo han firmado y la Empresa que está en la situación económica que le permite comprar a TECNOCOM. ¿Actúa así una empresa con dificultades económicas? Evidentemente, no.

El sindicato CCOO en el Grupo Indra, tras la sentencia del Tribunal Supremo, ha sacado una comunicación a los trabajadores en la que, por un lado, se jacta de que el Tribunal Supremo haya validado el ERE por el que se destruyen 1.750 puestos de trabajo, descalifica a quienes han recurrido el ERE y públicamente señala —para que Indra tome nota— con referencia a los que se han opuesto al ERE que “es de una irresponsabilidad y una bajeza moral que debería ser sancionable”. CCOO tiene tal desvergüenza que termina señalando “Cuida tu trabajo” cuando se vanagloria de haber firmado un ERE por el que se destruyen 1.750 puestos de trabajo.

Este comportamiento no nos sorprende en absoluto. Entre el año 2008 y 2014, CCOO y UGT firmaron más de 122.000 EREs, destruyendo los puestos de trabajo de 4.733.192 trabajadores, despidos éstos que llevan la rúbrica de esos dos sindicatos a los que el Estado agasaja con prebendas y subvenciones. CCOO, por ejemplo, tiene experiencia contrastada en colaborar con las empresas en la represión y en los despidos disciplinarios de sindicalistas honrados en empresas como, por ejemplo, Landis-Gyr, Telefónica o AYESA ADVANCED TECHNOLOGIES.

CCOO critica a aquellos “sindicalistas” de otras formaciones sindicales —como CGT, CIG, LAB o ELA— que se han acogido individualmente al ERE firmado por CCOO y UGT; y ponemos lo de sindicalistas entrecomillado pues un sindicato y un sindicalista jamás venderán su puesto de trabajo ni la dignidad, sino que defenderán los principios de la clase obrera, los puestos de trabajo. Por ello, si indecente es eso que denuncia CCOO, que lo es, no menos indecente es firmar un ERE, pues es ir contra los principios, los intereses de los trabajadores. En definitiva, es una traición, es pura corrupción que es lo que son tanto CCOO como UGT, puesto que corrupción también es tergiversar, retorcer e ir contra los principios por los que fueron creados.

En conclusión, la Justicia considera un elemento fundamental para validar un ERE la aceptación de los sindicatos mayoritarios, o sea, de aquellos que firman miles de EREs en las empresas que despiden y precarizan las condiciones de trabajo, y que a cambio reciben jugosos privilegios, ya sea en forma de minutas, prebendas en materia de horas sindicales, o liberaciones de una cúpula que, a su vez, se compromete a limitar las acciones judiciales —individuales y colectivas— y a firmar protocolos de comunicaciones de tal modo que la Empresa sea la albacea de la libertad de expresión de dichos sindicatos. Si bien el caso de Indra es vergonzoso, el culmen de la desvergüenza en esta materia fue el acuerdo firmado entre CCOO y PANRICO por el que dicho sindicato, a cambio de dinero (en concreto 30.000 euros anuales), se comprometía a desactivar a los trabajadores, garantizando una paz social que se dinamitó por el rechazo de los trabajadores al ERE planteado por la empresa, PANRICO dejó de pagar y CCOO denunció incumplimiento de dicho contrato ante la justicia, dándole ésta la razón.

El sindicato es la organización cuyo objeto, cuya razón de ser, es la defensa de los intereses y los derechos de los trabajadores. La sindicación es un derecho humano, al igual que el derecho al trabajo. Los sindicatos deben luchar contra los despidos, impedir los despidos, rebelarse contra ellos y no, por el contrario, firmar EREs que es firmar despidos de trabajadores, que es firmar para negar un derecho humano a un hermano de clase como es su puesto de trabajo, todo ello a cambio de prebendas. Esto que hacen CCOO, UGT y todos aquellos sindicatos que firman EREs no sólo es un crimen, es la corrupción personificada. Lo mismo que lo es el colaboracionismo con la empresa a la hora de delatar y reprimir a los trabajadores y a los sindicalistas, labor ésta que, como se puede ver, no duda en hacer CCOO en Indra, y también en otras empresas del sector TIC.

Toda esta ignominia, esta basura, únicamente puede ser limpiada por la clase trabajadora, por todos y cada uno de los trabajadores honrados y honestos, rechazándola en todo momento, no dándole ni un gramo de apoyo ni confianza pues detrás de ellos está, sin duda, la Patronal. Ahí están sus obras, ahí están sus acciones. También debería reflexionar el trabajador que esto lo hacen CCOO y UGT allá donde tienen mayoría en los Comités de Empresa.

Pero hay una salida y tú formas parte de la solución. Ejerce tus derechos, fortalece las filas del sindicalismo de clase, fortalece las filas de la CSC, implícate en la solución. Es tu responsabilidad, es tu derecho, es tu deber moral.

¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A LA CSC!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *