La historia la escriben los vencedores

La historia la escriben los vencedores”, con esta frase se nos suele advertir de no fiarnos de todo lo que nos cuentan de cierto episodio o personaje histórico, ya que, si el vencido hubiera relatado su versión, ésta sería muy distinta a la de sus enemigos. En el siglo XIX Carlos Marx profundizó acerca de la superestructura, conjunto de ideas, leyes y demás símbolos que sirven de soporte al régimen económico, político y social. La historiografía también ha sido empleada por la superestructura como soporte a los diferentes regímenes.

En España, durante el régimen franquista, el nacional-catolicismo impulsó una lectura historiográfica que a día de hoy sigue influyendo en la sociedad española y que cierto sector político sigue impulsando. En el año 2012, Esperanza Aguirre llegó a decir “España es una gran nación, con 3.000 años de Historia. Eso lo tienen que saber los niños”.

El comentario de Esperanza Aguirre no es excepcional, en la historiografía y en el mundo académico persisten elementos anacrónicos que obedecen a un interés de exaltación nacional y de soporte al modelo de Estado actual. La conquista musulmana es descrita como “invasión”, término que implica la necesidad de echar del territorio a una amenaza, por lo que en contraposición surge el concepto de “reconquista”, a pesar de que estos conquistadores nunca habían tenido control sobre los territorios dominados por los musulmanes. Surgen mitos nacionales como el Cid, visto como el arquetipo de caballero español a pesar de que el personaje histórico lo mismo trabajaba para el reino de Castilla que para algún reino de taifas.

La llegada de Cristóbal Colón al continente que hoy conocemos como América es descrita como un “descubrimiento”, a pesar de que ya existían pueblos y civilizaciones en el mismo y que Colón murió sin saber que había llegado a un territorio que Europa por entonces no conocía. Esta empresa, según insiste esta perspectiva historiográfica, se hizo en nombre de España, a pesar de que España como tal no existía en la época. Fue Fidel Castro el que en el libro-entrevista “Un grano de maíz” de Tomás Borge, comentó al respecto de la Conmemoración del Quinto Centenario:

Mira, Tomás, yo no estoy en contra de la conmemoración del Quinto Centenario de la llegada de Cristóbal Colón a América, y mucho menos en contra de reconocer la trascendencia histórica de aquel acontecimiento. Lo que he planteado, sencillamente, es que esa conmemoración no debe convertirse en una simple apología del llamado “descubrimiento” y de sus consecuencias, y que debe ser, por el contrario, una conmemoración crítica del hecho.

Los libros de texto obedecen a una lectura burguesa como podemos apreciar en episodios históricos concretos, ya sea sobre la revolución rusa o la transición española, sin dar oportunidad al debate historiográfico. Lejos estamos de un supuesto carácter neutral en la enseñanza pública. Hay episodios prácticamente desconocidos entre el gran público, quedando al cargo de recuperarlos del olvido colectivos de Memoria Histórica en nuestra provincia.

Entre los libros más vendidos en el mercado nacional se encuentra un reconocido franquista como es Pío Moa, que sin tener la preparación académica adecuada se levanta como adalid de la verdad en lo que respecta a la Segunda República y la Guerra Civil, plagiando a historiadores al servicio del franquismo como Ricardo de la Cierva. Pese a que prácticamente toda la comunidad académica española ha desacreditado la obra y métodos de Pío Moa, todavía existen historiadores que lo reivindican, entre ellos uno de los Catedráticos de la Universidad de Córdoba.

No obstante, en nuestras manos existe la posibilidad de crear una historiografía libre de anacronismos nacional-católicos o burgueses, contando con el apoyo cada vez mayor de voces que promueven una visión crítica hacia episodios ninguneados u olvidados tradicionalmente.

2 thoughts on “La historia la escriben los vencedores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *