La “izquierda” rinde pleitesía al sionismo

El discurso de apoyo al pueblo Palestino que tanto Izquierda Unida como Podemos nos tiene acostumbrados se ha quedado en agua de borrajas, parece ser, que ser baluarte de causas justas es muy pertinente, eso sí, siempre que no esté en cuestión los asuntos económicos. Pues bien la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena ha entregado este lunes las llaves de oro al presidente de Israel, Reuven Rivlin, el cual ha llegado acompañado por cuarenta empresarios israelíes.

Además de ser galardonado con la llave de Oro de Madrid, será recibido por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y por los Reyes. El presidente israelí ha confirmado que uno de los objetivos del viaje es “ampliar y estrechar la cooperación económica entre los dos países”.

España es socio al igual que los demás países de la Unión Europea, de Israel, Estado que viola todas las leyes internacionales incluida la carta de las Naciones Unidas. Las relaciones tienen lugar en todos los ámbitos: político, cultural, científico y militar. España vende armamento a Israel, vulnerando así la ley española, la cual dice: “España tiene el deber de asegurar que sus exportaciones son coherentes con los compromisos vigentes de conformidad con el Derecho Internacional y de manera que se garantice que dichas exportaciones no fomenten la violación de los derechos humanos, no aviven los conflictos armados ni contribuyan de forma significativa a la pobreza”. (Ley 53/2007, de 28 de diciembre, sobre el control de venta de armas exterior en materia de defensa).

Los políticos que dicen ser de izquierda no hacen nada que pueda molestar al todo poderoso Israel y mucho menos a Estados Unidos. ¿De qué sirve criticar con la boca pequeña de forma puntual las atrocidades perpetradas por Israel al pueblo palestino, si luego no tienen ningún pudor de hacer negocios con estos? Acciones como la retirada de embajadores, la denuncia de acuerdos preferenciales, sanciones económicas o aislamiento, estas medidas que son habituales a países que no obedecen a los intereses imperialistas, están prohibidas a aplicar a Israel, país que formó parte de la ONU con la promesa de cumplir con las resoluciones de esta, algo que no ha hecho nunca y que sin embargo ha utilizado esas relaciones de privilegio con las demás naciones Europeas para llevar a cabo un genocidio con el pueblo palestino.

Hemos asistido al espectáculo bochornoso de ver como la alcaldesa Manuela Carmena rinde pleitesía a los sionistas. Esta burla de los autodenominados de izquierda, defensora de los Derechos Humanos y de la “Alianza de las Civilizaciones” que en realidad son aliadas de la derecha y consentidora de políticas imperialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *