Las recomendaciones de la OCDE como mecanismo de control a nivel educativo

 

------

Las siglas PISA corresponden a Programmen for International Student Assesstment (Informe de Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes). Mediante la realización de varios exámenes en las áreas de lectura, Matemáticas y Ciencias los alumnos son valoradas y comparadas internacionalmente. Esta comparación de los alumnos no es objetiva porque no se tiene en cuenta el contexto en el que viven, no todos los alumnos parten con las mismas oportunidades económicas. Los factores socioeconómicos tienen un impacto negativo en el proceso educativo.

Esta prueba es realizada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), institución al servicio de los monopolios internacionales, para: “Proporcionar a los gobiernos datos relevantes y fiables que le permitan tomar decisiones en materia de política educativa. En la actualidad participan 75 países de todo el mundo muy diferentes y con realidades muy variables no comparables entre sí. Este hecho es utilizado con una clara intención política que concede primacía a la economía, configurando la educación como un bien de consumo en vez de como un derecho. De esta manera se va configurando la educación no como un proceso permanente dirigido a la optimización de la persona en el ser, el conocer, el hacer y el convivir y va fundamentándola para mejorar la competitividad económica tal y como aparece también en la actual ley LOMCE obviando el desarrollo artístico, la reflexión crítica, la educación emocional, la convivencia…etc.

Desde este enfoque cuantitativo económico las escuelas se convierten en empresas, en las cuales se formarán seres humanos enajenados y futuros trabajadores alienados sin sensibilidad social ni política. La educación capitalista en su esencia nos lleva al atraso y a la opresión, preparando a los educandos como recursos humanos que la sociedad de consumo demanda, pero sin capacidad crítica que no cuestione la realidad en la sociedad opresora en la que se encuentra.  Como dijo Paulo Freire “Sería en verdad una actitud ingenua esperar que las clases dominantes desarrollasen una forma de educación que permitiese a las clases dominadas percibir las injusticias sociales en forma crítica”.

La enseñanza, el sistema educativo, como toda la superestructura política y el Estado están condicionadas por el sistema económico, la base de toda sociedad. Y es cambiando éste la que revolucionará todo lo demás, y no al revés. Ni la “pedagogía del oprimido” ni las leyes desde un Congreso liberarán jamás a la Clase Obrera si ésta no toma el control de los medios de producción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *