Los trabajadores de la banca decimos ¡BASTA!

Titulo-768x241

Todos los trabajadores de la banca vemos día a día como nuestras condiciones laborales empeoran cada vez más. Muchos de los compañeros, temporales, solo pueden trabajar durante algunos periodos al año, cuando no están en fraude de ley contratados durante unos periodos con empresas de trabajo temporal -como Randstad o Adecco- y seguidamente por la propia entidad bancaria, concatenando contratos que son renovados mes a mes, otros incluso no trabajan la jornada completa, sino que solo van algunas horas y durante pocos días al mes. Esta modalidad de contratación, precaria y miserable, es la base de la estrategia de la patronal que pretenden eliminar paulatinamente las oficinas físicas para ahorrarse los costes salariales de los trabajadores y obligar a todos los usuarios a utilizar los medios telemáticos para relacionarse con estas entidades financieras.

Las condiciones laborales de los compañeros temporales son cada vez peores, sin la formación adecuada por parte de la empresa para desempeñar el trabajo -la formación antes presencial ahora se reduce a un curso on-line- y con constantes reducciones salariales -la última tras la negociación del convenio de 2016, firmado por CCOO y UGT- proporciona una situación de mínimos ingresos anuales que imposibilitan la planificación de un futuro laboral y personal, pues estas entidades pueden llegar a contratar durante lustros de forma temporal sin la posibilidad de pasar nunca a plantilla.

Los trabajadores a los que no les afectaron ningún ERE tampoco viven una situación mejor. La pérdida de los compañeros despedidos en masa ha provocado más situaciones de estrés -es usual que en las oficinas haya alguien de baja como consecuencia del estrés-. Así, donde antes se repartían la carga de trabajo de la oficina entre varios, ahora con menos personal hacemos frente a un volumen de trabajo que, como poco, es el mismo que antes del Expediente de Regulación de Empleo.

El proceso de concentración bancaria, en el que los grandes están devorando a las pequeñas entidades provoca continuos “reajustes”, que no son sino despidos legales en masa de trabajadores, con el objetivo de apuntalar esa estrategia de precarización que permite a las empresas ahorrar costes y aumentar sus beneficios a costa de nuestra explotación. Somos los trabajadores los que, con un esfuerzo descomunal día a día, sacamos adelante el trabajo y atendemos a los usuarios con nuestra mejor cara y el mejor profesionalismo a pesar de las condiciones creadas por las direcciones.

Esta situación nos obliga a reaccionar. Es mucho lo que está en juego para nuestra clase. Los trabajadores de la banca decimos ¡BASTA! y hemos decidido organizarnos para luchar contra el ataque que el oligopolio bancario está lanzando contra nosotros, precarizando al máximo las condiciones laborales y haciendo de la temporalidad la punta de lanza de su ataque para lograr los máximos beneficios a nuestra costa.

Los trabajadores de la banca exigimos el fin de la precarización, en este y en cualquier otro sector de actividad, y advertimos a la patronal de que si no cesan los fraudes de ley que sufrimos los trabajadores temporales y los abusos y excesivas cargas de trabajo a los compañeros fijos emprenderemos, bajo la bandera del sindicalismo de clase y combativo de la Coordinadora Sindical de Clase, cuantas acciones sean necesarias para frenar este ataque y conseguir los derechos y la dignidad que la patronal pretender quitarnos. Compañero, compañera,

¡Contra la precariedad laboral y la temporalidad!

¡Organízate en la Coordinadora Sindical de Clase!

CSC-cabecera-768x225

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *