Lunes 29 de mayo, 9:00, juzgados del edificio Noga, juicio por el despido del compañero Fran Barjas

El lunes 29 de mayo a las 9:00 en los juzgados del Edificio Noga de Sevilla, tendrá lugar el juicio por el despido del compañero Fran Barjas, despedido por ejercer sus funciones como presidente del comité de empresa de Ayesa AT, al firmar y entregar una carta a los grupos parlamentarios (entre ellos presidencia) de la Junta de Andalucía, en el que se detallaban los casos de represión contra los trabajadores que la empresa lleva tiempo cometiendo, avalados por sentencias firmes de diversos tribunales, escrito aprobado por el Pleno del Comité de Empresa cumpliendo con la propuesta realizada por la asamblea de trabajadores.

La carta menciona que “AYESA ADVANCED TECHNOLOGIES ha sido condenada por el juzgado de lo Social número 6 de Sevilla, sentencia 40/15, por violar el derecho a la información que tiene el Comité de Empresa”: La realidad es que, a día de hoy, la Empresa ha sido condenada dos veces por el Juzgado de lo Social nº 6, siendo reafirmada la violación del derecho a la información que tiene el Comité otras dos veces por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Señala también que “AYESA ADVANCED TECHNOLOGIES viola sistemáticamente los derechos sindicales y ha reprimido a delegados sindicales por el ejercicio de la libertad de expresión, sancionándolos con faltas muy graves, existiendo una sentencia revocatoria parcialmente de dicha sanción y estando judicializados los otros 10 expedientes abiertos”. Pasado este tiempo debemos decir que los Juzgados le han tumbado a AYESA AT los 11 expedientes abiertos con sus 5 sanciones. A pesar de ello, AYESA AT sigue violando los derechos sindicales y reprimiendo a los delegados sindicales por el ejercicio de la libertad sindical y la libertad de expresión.

Decía también que “AYESA ADVANCED TECHNOLOGIES niega sistemáticamente la negociación colectiva, prueba de ello es la impugnación del Plan de Igualdad ante la Audiencia Nacional”. Hoy debemos señalar que la Audiencia Nacional le ha tumbado el Plan de Igualdad a AYESA AT, dándole la razón a la demanda interpuesta por el sindicato CSC, y estando hoy recurrida por la empresa ante el Tribunal Supremo. Sin embargo, y a pesar de la sentencia, la Dirección de AYESA AT sigue negando los derechos a la negociación colectiva de la Plantilla, como lo acredita la negación a negociar absolutamente nada, como, por ejemplo, con el calendario laboral, los salarios o la resolución del conflicto laboral existente en la empresa y el fin del acoso a la plantilla. La respuesta de la empresa a los intentos de negociación de la Representación de los Trabajadores es el desprecio cuando no la agresión  vía expedientes disciplinarios y sanciones.

La empresa sigue despreciando el resultado de la Evaluación de Riesgos Psicosociales, sigue desviando carga de trabajo a otras empresas del grupo y sigue profundizando en su política de establecer un entramado empresarial por el que agudizan cada vez más la explotación de los trabajadores como fórmula para obtener mayores beneficios a costa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras y, cómo no, sigue reprimiendo sistemáticamente a la plantilla y acosando a sus representantes sindicales.

Este caso es muy representativo, pues muestra el carácter político de la represión sindical que sufren los representantes de los trabajadores honestos, y que se está reproduciendo por todo el estado mostrando su carácter fascista y desmontando la cortina de supuesta legitimidad democrática. Los trabajadores de Ayesa AT se dirigen, a través de sus representantes en el comité de empresa, a sus supuestos representantes políticos en el Parlamento Andaluz, para denunciar los abusos, la represión y el incumpliento de la ley por parte de la empresa, y solicitar a los grupos políticos que intercedan. Considerando además que, la propia Junta de Andalucía, es accionista de Ayesa AT y principal cliente, por lo que su responsabilidad es doble, como representante electa del pueblo andaluz y como miembro del consejo de administración de la empresa.

La respuesta de la presidencia de la Junta, en manos de Susana Díaz, lejos de acceder a la solicitud de hablar con los representantes de los trabajadores, es la de dirigirse directamente a la dirección de la empresa para que esta proceda a tomar medidas contra el presidente del comité de empresa, que es quien firma la carta entregada. La empresa, alegando deslealtad, procede a abrir expediente sancionador grave y posteriormente a despedir al compañero. ¿Qué deslealtad puede existir cuando se acude a los supuestos representantes políticos de todos los andaluces porque se está incumpliendo la ley? ¿Qué deslealtad hacia la empresa existe cuando Ayesa AT son sus trabajadores, y son estos los que refrendan acudir a los grupos parlamentarios? ¿Cómo se puede despedir a un presidente de comité de empresa por llevar a cabo el mandato del pleno del comité?

Si todo este atropello y este ejercicio de persecución sindical no era suficiente, el 5 de abril de 2016, el comité de empresa de Ayesa AT recibía una segunda carta de despido disciplinario para el Presidente del mismo. Los motivos esgrimidos para esta segunda carta fueron:

  1. Una pregunta formulada el 11 de febrero de 2016 en sesión plenaria de la Junta de Andalucía. Podéis verla en el vídeo: ver aquí
  2. La presentación, discusión y votación de una proposición no de ley el 10 de marzo de 2016 en el Parlamento de Andalucía, en concreto a la Comisión de Empleo, en relación a la situación laboral y de represión contra los trabajadores existente en Ayesa AT. Podéis verla en el vídeo: ver aquí
  3. Una nota de prensa del Sindicato Coordinadora Sindical de Clase (CSC) publicada en el diario 20 minutos: leer aquí

Estos hechos demuestran el desprecio de la Dirección de AYESA AT a los derechos de los trabajadores, la esencia represora de la Dirección contra la Representación de los Trabajadores y la plantilla y, sobre todo, muestran que si queremos mejorar nuestras condiciones laborales, tenemos que exigirlas nosotros mismos, los trabajadores y las trabajadoras, de forma organizada, para no consentir atropellos de la empresa. Únicamente los trabajadores organizados podemos poner punto final a todos estos atropellos y a esta represión bestial a la que nos someten.

Ante semejante despropósito queda muy claro que el sindicalismo de clase honesto está de facto ilegalizado. Las empresas no dudan ya en despedir a cualquiera que no pase por su aro, todo ello con la complicidad de CCOO y UGT, que en el caso de Ayesa AT tienen candidaturas conformadas por la propia empresa y a su servicio.

El día 29, los trabajadores que luchamos cada día contra estos abusos, los representantes con principios que no se venden por unas migajas, tenemos una cita en los juzgados, para apoyar al compañero, pero, sobre todo, para decirle al aparato del estado que estamos ahí, que no van a poder con nosotros, que venceremos nuestra lucha porque es justa y necesaria. El 29 de mayo a las 9:00 nos vemos todos en los juzgados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *