Sobre el TTIP

El diario El País considera como ciertas las patrañas de los políticos europeos y se hace eco de ellas como buen representante de los numerosos medios de comunicación de los que dispone la burguesía. Dicen que pretenden paralizar el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) . Pero pese a los esfuerzos de este diario por intentar hacernos creer que el TTIP corre peligro (citado textualmente “Pero el TTIP (tal como se conoce el acuerdo por sus siglas en inglés) ha caído presa de los miedos que atenazan a la ciudadanía a ambas orillas del Atlántico y los líderes políticos titubean a la hora de darle el apoyo final.’’) la realidad es muy diferente.

Desde un punto de vista científico el asunto está muy claro: el TTIP sigue adelante. Ellos insisten en las declaraciones de los representantes políticos y aseguran que el tratado podría tambalearse. No se puede extraer ningún análisis riguroso de una situación que va más allá de las personalidades de los representantes de cada país, si se toma por cierta la palabrería a la que nos tienen acostumbrados. Estos políticos, actúan como representantes de turno de las enormes compañías privadas que rigen la economía mundial y dirán lo que tengan que decir en cada momento para tener a los medioshttp://i2.wp.com/www.losreplicantes.com/images/articulos/0000/865/1.jpg?resize=478%2C255 contentos (y éstos indudablemente creen sus palabras).

Pero lo cierto es que las necesidades económicas de las potencias occidentales obligarán indudablemente a afianzar lo antes posible el TTIP. En un momento de desmoronamiento económico como el que estamos sufriendo en Europa y EEUU, todo lo que vaya en la dirección de abaratar costes será bienvenido e incorporado a la política de sus estados. Prueba de ello es la polarización que actualmente existe en el mundo, donde países como China o Rusia (potencias imperialistas al igual que EEUU) compiten ferozmente por hacerse con el control del mercado mundial. Ante tal situación, Europa hará todo lo posible por seguir siendo eficiente, y no dudará ni por un segundo, cuando la situación lo requiera (y ya lo está requiriendo) en aceptar que EEUU dictamine sus movimientos económicos.

Y estos movimientos pasan principalmente por centralizar todavía más si cabe la economía, el mercado y todo lo que haga falta. Harán lo necesario para eliminar las trabas en los acuerdos comerciales, para homogeneizar los derechos laborales, para ajustar las políticas de los Estados según los designios de la clase dominante. Este acuerdo, el TTIP, pone en bandeja a los países Europeos, una serie de políticas que conseguirán igualar los derechos de los trabajadores (entre otras muchas cosas) a los de EEUU, y esto significa igualar a la baja; así, implementarán tranquilamente las políticas más agresivas que dispongan contra los trabajadores en Europa.

Compañías que más han presionado al Departamento de Comercio de la Comisión Europea durante la negociación del TTIP

Es la única manera que tienen de poder seguir compitiendo de forma eficaz contra la potencia imperialista rival, China; país que vulnera sistemáticamente los derechos de los trabajadores para obtener un mejor rendimiento de su economía. Europa, pues, pretende seguir éste camino sin titubear, es más, bajo el sistema económico actual no se puede esperar otra respuesta de los gobiernos de la Eurozona; la alternativa pasa por que su economía sea absorbida por China. Sin lugar a dudas, pese a que diarios como El País insistan en la paralización del TTIP, el futuro es muy diferente. La única solución posible a esta situación es la dictadura del proletariado y el Socialismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *